DIARI D’UN REPRESALIAT

Albert Tió

Carta abierta escrita por Albert Tió para ser publicada en exclusiva en la plataforma JUANA y difundida luego abiertamente por todos los medios.

Página 1

18/11/2020

Sant Joan de Vilatorrada, C.P. Lledoners

Ja estem a dintre, ja hem arribat.

Primera noche en la celda. Hemos entrado Víctor y yo y hemos completado el registro y revisión médica. Peso 77 kg. Y mido 1.77 m. Mientras nos registran las pertenencias he podido escuchar todo tipo de comentarios sobre los libros que he traído, de los que se han reído bastante, sin parecer que les importara que yo escuchara.

Dos de ellos (los libros) han sido escritos por dos de los presos políticos ingresados en este centro. El de Raül Romeva y el de Jordi Cuixart, de los que he oído el comentario “Este es de la misma calaña”.

También quería tener el de Oriol Junqueras “Contes des de la presó” pero no l’he trobat i preferido que el gaudeixin les nens a casa.

Després he sentit un comentari de sorpresa desagradable y ofensivo, diciendo si esto lo podía pasar. Seguramente era por uno de estos o por los dos: “Feminismo para principiantes” de Nuria Varela y “Manual de Desobediencia Civil” de Mark Engler y Paul Engler. El comentario ha sido: “Por esto les tendrían que aumentar la condena”. 

Ya es un síntoma de lo que nos espera: un trato irrespetuoso, humillante y despectivo hacia el interno al que se juzga como culpable por el hecho de haber sido condenado. 

Pero eso no va ni a cosquillear mi serenidad y determinación. 

Me pregunto si este escrito en mi libreta será también leído e inspeccionado, como protocolo o con el fin de intimidar o infundir miedo. Pero llegados a este punto, a parte de destruirlo o dañarlo, (Página 2) no creo que vayan a hacer nada por lo que escriba aquí y eso no va a cambiar nada mis dinámicas y mi comportamiento, que va a ser impecable para no dar pie a ningún abuso ni desprecio. 

Sé donde estoy y soy consciente de lo que supone, por lo que quiero centrarme en que mi estancia aquí sirva para el objetivo común de denunciar nuestra persecución y conseguir cambios legislativos para legalizar y regular el consumo y producción de cannabis, sea su uso medicinal o recreativo.

No sé cómo lo voy a pasar pero no creo que vaya a tener ningún problema en principio. Tengo apoyos fuera y algunos me han asegurado que también los tendré dentro, pero eso no me preocupa, ya que sin ellos también pasaré mi estancia sin dramatismo ni malos rollos, por lo menos eso espero.

Estamos Victor y yo en el módulo de ingresos, cada uno en una celda al lado de la otra. Hay recuentos a las 7.30, 14.30 y 21.30 horas. Tenemos que escoger 10 personas a las que podemos llamar. Yo tenía bastantes más y me ha resultado difícil la elección porque eso supone cortar en algún punto y dejar a gente fuera. He puesto a mis dos abogados y si no hace falta incluirlos en esta lista tendré dos sitios más y creo que quedará mucho mejor. Espero que nadie se sienta mal por eso.

La celda no está nada mal. Pica, taza, wc y ducha incluidos. También nos ha sorprendido que hay televisión (Página 3) en la celda con UHF y se escuchan también a través de ella emisoras de radio. 

El funcionario bromea continuamente en que estamos en Lledoners Resort porque hay muchas comodidades.

La despedida ha sido muy emotiva, han venido amigos, asociaciones, familia, motivados, gente de Risistance, la FEDE, el equipo de G13 que filma un documental para Netflix y el equipo de JUANA, que también ha hecho una mini entrevista, más bien una declaración corta para luego publicarla en redes. Y ha sido difundida por los medios e incluída en un reportaje que realizó Steve DeAngelo sobre nuestra situación.

Hecho de menos toda la documentación que había traído, tal como solicitaban. Supongo mañana lo aclararán. 

Mañana nos harán un PCR y hoy nos han hecho test de la tuberculosis. Parece que estaremos aquí 2 o tres días, hasta el resultado de ambas pruebas y luego ya nos asignarán módulo si damos negativo.

Espero seguir tan fuerte como hoy durante mucho tiempo, a poder ser toda mi estancia, aunque soy humano y puede que pase algún momento de bajón, pero me gustaría poder evitarlo. Víctor está más afectado y seguro de que todo es más traumático para él, pero voy a intentar animarle para que no se venga abajo. Nos han dicho que Francos también está aquí. Por un lado bien porque así nos apoyaremos más todos, pero me preocupa que Víctor y él no se hablan hace tiempo y tengan que coincidir (Página 4) mucho aquí, estando yo siempre en el medio, que me llevo bien con los dos. Intentaré aprovechar la situación para desatar nudos y empujar todos en la misma dirección, aunque F ya no quiere saber nada de campañas ni recursos europeos, algo que yo respeto y él también hace lo mismo. 

Teníamos la cena preparada para tomar en la celda y no estaba mal, macarrones, empanados tipo san Jacobo, ensalada, pan y naranja. El agua del grifo es de calidad como en casa de Valldoreix y así no hay preocupación en que se acabe.

Voy a descansar un poco, han sido unos días muy intensos y emotivos. Venía con ganas de empezar ya este viaje, pues desde que sabemos la fecha de entrada hace 15 días, la actividad ha aumentado exponencialmente, pero gracias a las campañas, las redes y los proyectos de reactivación de LA FEDE, que casi llegamos a enterrar, estuvo en la UCI y hemos conseguido reanimar, para empezar a andar y coger fuerzas con la suma de asociaciones, entidades y empresas, ampliando el ámbito de Catalunya a España y el mundo con el fin de hacer visible la globalizad de la lucha y ganar fuerza y potencialidad de cambio e incidencia política.

También con la familia y amigos he tenido mucha actividad. A medida que se acercaba la fecha he visto un gran (Página 5) incremento del interés en la prensa y las redes. Parece que hace falta que te pase algo tan grave como ir a la cárcel para que te presten atención y te ofrezcan un altavoz. Este altavoz lo vamos a aprovechar y el hecho de estar aquí cobra un sentido para que pueda ser usado en avances en nuestra lucha, que no es contra nadie, sino a favor de la sociedad, los derechos, las libertades, la salud y la vida. 

Qué bien me siento de ver cerca a tanta gente que me quiere y me entiende. Esto acaba de empezar y tenemos que seguir hasta el final, sin desfallecer. Espero seguir escribiendo cada día y compartir esta aventura con el mundo. 

Quiero agradecer a mi padre y a mis hijos haber demostrado apertura de mente, madurez y mucho amor para entender la situación. Espero que nadie tenga que sufrir mucho ni pasarlo mal por ello. Soy consciente de los muchos cambios provocados, tiempo y esfuerzo dedicados para apoyarme en este viaje y estaré eternamente agradecido. Marta, Edu, Jordan, Moretti, Gabriela, Felipe, Mattia, Diego y Comi, els germans Perez, Monik, Bea y Enric con sus hijos de Risistance, Paul, Isidre, Ismael també i del motivaste, Aura, Rejane, Max, Oscar, Sonia, mi hermano Jorge y mi mejor amigo Mark, sin ellos no podría estar tan tranquilo. Siento si me dejo a alguien, luego repasaré.

(Página 6) También escuché comentarios mientras registraban mis pertenencias, al encontrar la revista Cáñamo. Se preguntaban si eso lo podían pasar e intentaban explicarse entre ellos lo que era el cáñamo. Al final tengo todo lo que traje, si la memoria no me falla.

Libros:

  • «El arte de la felicidad» Dalai Lama
  • «El compromiso» Marina Garcés
  • «La Felicitat és fa, no es compra» Zygmunt Bauman
  • «Pensamiento monógamo. Terror poliamoroso» Brigitte Vasallo
  • «Patria» Fernando Aramburu
  • «Círculo virtuoso» Yolanda Felice & Ferran Mascarell (Albert Tió)
  • «Manual de Desobediencia Civil» Mark & Paul Engler
  • «Esperança i Llibertat» Raül Romeva
  • «Tres dies a la presó» Jordi Cuixart i Gemma Nierga
  • «Feminismo para principiantes» Nuria Varela
  • «Pilates para dummies» Ellie Herman
  • Revista Cáñamo Noviembre 2020

Revisando mi ropa me doy cuenta de que he traído una camiseta que también puede haber sido la provocadora de esos comentarios despectivos. Camiseta verde con el lema en amarillo: «Libertad presos polítics». La he traído por un doble motivo. Por los presos que se encuentran en este centro condenados por la realización del referéndum del 1 de octubre, miembros del Govern de Catalunya y por realizar convocatorias y acciones de protesta en forma de concentraciones en favor del referéndum y en contra de los registros de la Guardia Civil en instituciones catalanas. Pero también la he traído por nosotros, porque no dejamos de ser también (Página 7) presos políticos, por defender y crear un movimiento asociativo de auto-organización y auto-gestión con el fin de abastecernos las personas usuarias de cannabis, sin tener que recurrir al mercado negro y buscando hacerlo de manera respetuosa con el resto de la sociedad, buscando siempre proteger a las personas vulnerables, como menores y enfermos mentales y dotar de información y de herramientas de prevención de riesgos y minimización de daños asociados al consumo. Con apoyo de médicos y psicólogos, realizando programas de reducción y/o abandono del consumo del tabaco y/o cannabis. 

También por impulsar y trabajar en el proceso de la aprobación de la ley catalana que regulaba la actividad de las asociaciones cantábricas aprobada en el Parlament de Catalunya con el apoyo de la mayoría de los grupos parlamentarios, presentada a través de una ILP y debatido con expertos en Comisión Parlamentaria.

Prueba de ello es la persecución, imputación, investigación, enjuiciamiento y condenas de las dos asociaciones que hemos liderado desde las dos Federaciones catalanas (CatFac y FedCac) el trabajo del modelo asociativo, los códigos de buenas prácticas y la elaboración de la ley. La Maca, cuyo presidente era también de la CatFac y yo mismo, secretario de Airam y presidente de la Fedcac. La primera con condenas a 5 de sus miembros que suman 3 años de prisión (Página 8) siempre acompañadas de multas importantes y que ahora se encuentran recurriendo al Tribunal Supremo.

Y nosotros con 3 condenas, dos que hemos suspendido sustituyéndolas por trabajos en beneficio de la comunidad y la de 5 años que nos acaba de meter en prisión, todas ellas acompañadas de multas millonarias que ya estamos pagando en forma fraccionada.

El Movimiento Asociativo Cannábico, una realidad socialmente aceptada y administrativamente tolerada, según las propias palabras del Tribunal que nos condenó, ha conseguido integrarse en la sociedad gracias a la valentía de muchas personas y usuarias que se han atrevido a dar un paso adelante, dando la cara, apuntándose a sus juntas directivas, conscientes del riesgo que supone para ellas, para su libertad y proyecto vital. 

Si es así es porque hemos creído en este proyecto y en los beneficios que aportaba, tanto a las personas usuarias en concreto, como a la sociedad en general. Nos hemos movido siempre sobre una delgada línea que separa lo legal de lo ilegal. Muchas veces descrita por juristas como una actividad “alegal” o atípica, que se somete a la interpretación del Sistema Judicial, que es el que decide en definitiva, cuando le llega algún caso, si un cultivo se destina para el consumo privado individual o colectivo. En muchos casos, los jueces y fiscales han entendido que era así, ya que los códigos (Página 9) de buenas prácticas determinan unos protocolos de actuación, como la previsión de consumo de los socios y el peritaje de los cultivos para que se corresponda la producción con dicha previsión y se garantice en todo momento que la producción y distribución es exclusivamente para el consumo de los socios de la asociación y en ningún caso debe llegar a terceros fuera de ese círculo cerrado. 

Así se respeta la jurisprudencia del auto consumo colectivo en un espacio privado cerrado, sin publicidad, con todas las medidas sanitarias y de extracción de humos, así como el acceso restringido solo a personas miembros de la asociación, previamente identificadas y consumidores declarados. En nuestro caso la edad mínima de acceso era de 21 años ya que se considera que el cerebro es está desarrollando hasta esa edad. Incluso estábamos valorando ampliarla hasta los 24 años, ya que según los últimos estudios, es estaba demostrando que hasta esa edad se seguía desarrollando. Después, al discutir este punto en la propuesta de ley, los abogados con los que redactamos la ley, aconsejaron bajar la edad a los 18, ya que legalmente no se podrá denegar el acceso a la asociación por encima de esa edad, pudiéndosenos acusar de vulneración de un derecho a esa persona.

Siempre hemos querido pecar de ser más restrictivos, pues la intención era redactar una propuesta que fuera asumible y aceptada por la sociedad y los legisladores y, de hecho, era lo que estábamos haciendo en la realidad.

(Página 10) Igualmente con otros dos temas polémicos (límite de socios y acceso a extranjeros) que son los que más diferencias han despertado entre las dos federaciones. Quizás incluso estos dos temas y la diferente manera de afrontarlos fueron los que provocaron que algunas asociaciones decidiéramos crear nuestra propia federación, en lugar de integrarnos en la ya existente, la CatFac, que pertenecía a la FAC, la federación que aglutinaba a las asociaciones a nivel estatal, aunque no fueran todas, ni siquiera una mayoría, las que pertenecían a ella. Siempre he reconocido, ensalzado, respetado y agradecido todo el trabajo realizado por la FAC desde sus inicios, ya que es ese trabajo el que nos ha permitido acogernos a su modelo de asociación y luego desarrollarlo y adaptarlo a nuestra realidad.

Respeto máximo y reconocimiento a su trabajo, del que nos hemos aprovechado de forma constructiva, creando unas bases de funcionamiento sobre el que desarrollamos nuestro proyecto.

Querría escribir ahora sobre nuestra entrada y los sentimientos sentidos durante estos dos primeros días y justo antes de hacerlo nos acaban de llamar para comunicaciones, para hablar con una abogada de nuestro equipo, a la que no conocíamos todavía, Marta, que es la abogada que visita a Jordi Cuixart, al que viene a ver cada viernes. Y justo hemos aprovechado para conocerle y hemos podido hablar con él un ratito, lo que ha supuesto para mí un subidón increíble, (Página 11) ya que uno de los motivos por los que escogí este centro fue precisamente poder conocer a Jordi y a todos los presos políticos que están aquí, pero especialmente a él, ya que es un referente, un activista, una persona íntegra y ejemplar, de la que toda la sociedad tiene mucho que aprender, con una actitud de firmeza y determinación pero a su vez llena de amor y apertura mental.

Nos ha dicho que estemos tranquilos, que esto es como un patio de colegio, pero que tenemos que estar atentos y alerta en todo momento, que aunque estemos en módulos diferentes podemos comunicarnos por carta y que tanto lo que les pasa a ellos como lo que nos ha pasado a nosotros es todo una locura sin sentido.

Sin embargo, yo antes de entrar y ahora que ya estoy dentro, siempre le he dado mucho sentido. Que sirva para acelerar los cambios tan necesarios para adaptar las leyes a la evolución social y, no solo en lo que respecta al cannabis, sino en muchos otros aspectos de la vida, como por ejemplo, la crisis política. 

Nuestra democracia y sistema político está deslegitimado y sufre una desafección creciente por parte de la ciudadanía. Seguimos respetándolo entre comillas, porque no se nos ofrece ni visualizamos una alternativa mejor. Pero la democracia, como las leyes no es algo estático, inmóvil e inflexible, sino que es como un organismo, está vivo, (Página 12) debe cambiarse y evolucionar con los cambios sociales, con el fin de mejorar y adaptarse a la realidad social y política. 

Cuando hablo de política no me refiero a la política de partidos a la que comúnmente se asocia la palabra, sino a lo político, las relaciones de la sociedad organizada para tomar decisiones, relaciones de poder y como nos organizamos para tomarlas y actuar. La democracia puede desarrollarse más, debe radicalizarse, en el sentido de buscar su raíz, el poder del pueblo, de la gente. Por eso hay que intentar dirigirnos hacia una democracia participativa, que devuelva el poder a la ciudadanía, ahora “secuestrado” por los partidos, organizaciones muy jerarquizadas, poco transparentes y horizontales, en definitiva, poco democráticas, paradójicamente.

No digo con esto que los partidos deban desaparecer, pero se debe dotar a la ciudadanía de mecanismos de información, debate y toma de decisiones más participativos e inclusivos en los que poder participar y devolver la legitimidad que ahora carece nuestro sistema, no solo el local, autonómico o estatal, sino también a nivel global. 

Solo ese camino puede evitar que vayamos en la dirección opuesta, tal como defienden y a donde nos quieren llevar todas las corrientes autoritarias de ultraderecha, que ya se han infiltrado en (Página 13) nuestros parlamentos, donde nunca deberían haber podido entrar, ya que lo que defienden va completamente en contra del funcionamiento de la democracia formal, representativa. 

Entiendo que es una muestra de talante democrático permitir que hasta los que atentan contra esos principios mínimos, básicos, democráticos, puedan tener su espacio de expresión y sus sillas en el parlamento. Pero deberíamos de tener mucho cuidado porque sus oscuras intenciones claramente pretenden acabar con nuestras democracias, conduciéndonos hacia formas de funcionamiento autoritarias, militarizadas, jerarquizadas, opacas y opresoras, muy lejos de una sociedad más justa, libre, sostenible, pacífica y solidaria como la que perseguimos. 

Aunque parezca una utopía, sólo así podremos escapar de la zona oscura a la que nos dirigimos, ayudados por la pandemia, que en muchos casos es utilizada para conculcar nuestros derechos más básicos y nos está abocando hacia otras crisis, como la económica y la social.

Una democracia participativa debe partir de la línea roja, para evitar que nos dirija a esa zona oscura y esta (línea roja) son los derechos humanos ya conquistados, muchas veces, con mucho sacrificio de vidas y libertad. 

FIN DE LA PRIMERA PARTE

Por ejemplo, no podría plantearse instaurar la pena de muerte, ni que una mayoría lo decidiera, ya (14 A 26 SEGUNDA PARTE).

NOTAS MARGINALES

  • (1) DIARI D’UN REPRESALIAT
  • (2) CARTES des de la PRESÓ
  • (3) JUANA & LA FEDE
  • (4) LLIBERTAT PRESOS CANNABICS
  • (5) FREEDOM & RIGHTS
  • (6) HUMAN RIGHTS
  • (7) la libertad no se encarcela
  • (8) sin libertad por la libertad
  • (9) NO + PRESOS X PLANTAR
  • (10) CONSUMO CON DERECHOS
  • (11) STOP REPRESIÓ
  • (12) CANNABIS SOCIAL REVOLUTION
  • (13) Segunda parte páginas 14 a 26.

Felipe Ibañez
Facebook
Últimas entradas de Felipe Ibañez (ver todo)