Este mes se celebra en España la XXVª edición de la Copa de la Marihuana y con nuestra visión especial hemos dialogado con Luki (Fernando), presidente de A.M.E.C. (Asociación Madrileña de Estudios sobre Cannabis) sobre algunos temas que pueden ser de tu interés.

Tal como explicáis en vuestra web, AMEC es la asociación de activistas del cannabis más antigua del Estado Español. Lleváis organizando la MMM (Marcha Mundial de la Marihuana) y la Copa de la Marihuana de Madrid desde 1997. Ofrecéis información jurídica y terapéutica, disponéis de una biblioteca especializada y os gusta recibir a personas con intereses similares. No sois un club social por lo que no dispensáis cannabis. Si no sois un club social, ¿qué sois? ¿Cómo se financia una asociación que no dispensa cannabis? ¿Cómo puede ser sostenible? ¿Conocéis otras asociaciones que, como la vuestra, no tengan dispensario, en Madrid, en España?

Somos una asociación sin ánimo de lucro formada por personas activistas que tratan de promover un cambio en las políticas respecto al cannabis y efectivamente, a diferencia de los llamados club sociales, nosotros no dispensamos cannabis, de hecho hay miembros de la asociación que ni siquiera lo consumen. Para que las socias y socios que quieran puedan tener acceso a la planta de forma segura y económica preferimos tratar de fomentar el autocultivo. 

Nos financiamos con las cuotas anuales y, cuando son necesarias, con donaciones que aportan nuestros miembros de forma voluntaria, como hacíamos todas las asociaciones antes de que surgiera el modelo de clubs y como hacen hoy en día otras muchas asociaciones no relacionadas con el cannabis. No es necesario tener un dispensario para asociarse y defender tus derechos.

Las asociaciones como la nuestra han ido desapareciendo o transformándose en csc.  Que yo sepa quedábamos Amigos de María de Vigo y nosotros.

¿Qué opinión te merece la ley que regula el cannabis medicinal, que está en proceso, pendiente de que la AEMPS la proponga, recién cumplidos los 6 meses de plazo, después de debatirse en una subcomisión específica con personas expertas en el Congreso de los Diputados, en la que se anunciaron unas conclusiones que deben marcar su línea?

Bueno, aún es un misterio porque no sabemos cómo se van abordar ciertos aspectos importantes y habrá que esperar a que se publique para ver qué dice concretamente. En cualquier caso parece un paso necesario y casi inevitable en el camino hacia la regulación para uso recreativo/adulto que buscamos. Va a ser difícil justificar que un paciente no se pueda cultivar su propia medicina y esté obligado a comprársela a las farmacéuticas a precios seguramente abusivos. Y socialmente también va a ser difícil explicar porque a unos se lo recetan como medicina y a otros les multan por usarlo. Desde luego avivará el debate.

¿Qué piensas de la ley 420, presentada por Unidas Podemos, por la que se pretende regular todos los usos del cannabis? ¿Crees que entrará esta legislatura? ¿Podrías explicar la polémica suscitada con la Federación de Asociaciones Cannábicas, referente a la parte que legisla el funcionamiento de las asociaciones?

Es interesante y positivo que en esta legislatura varios actores políticos se hayan posicionado a favor de la regulación promoviendo así el debate en la sociedad, pero creemos que la regulación del cannabis debe ser transversal, no es un asunto de derechas o de izquierdas, ni de nacionalistas de un color o de otro, porque los problemas que genera la prohibición afectan a toda la sociedad en su conjunto. Creemos que la solución es que los partidos políticos, al menos los que de verdad quieren mejorar las cosas, trabajen juntos para presentar un texto de consenso que realmente pueda tener alguna posibilidad de salir adelante en vía parlamentaria, porque el tiempo de las mayorías absolutas parece que ha quedado atrás.

Los intereses económicos y las expectativas creadas hacen que según se acerca el momento inevitable de la regulación surjan tensiones entre los diferentes actores implicados con intereses no solo distintos, sino incluso opuestos. Tanto las grandes empresas como las pequeñas asociaciones, en particular los csc, son algunos de esos actores y la redacción de una ley sobre cannabis debe tratar de buscar el equilibrio entre los intereses de todos ellos teniendo en cuenta las debilidades y fortalezas de cada uno. Quizá en la redacción de la ley 420 faltó buscar ese equilibrio hablando con más actores implicados. 

25 años reivindicando con la Marcha Mundial de la Marihuana en Madrid, en Barcelona lo hemos intentado, pero no hemos podido ni de lejos conseguir un éxito así, en cada marcha, en cada año, felicidades. 25 años también con la copa, que es otra forma de reivindicar, con hechos, disfrutando de lo que nos gusta, cultivar y mejorar cada año el resultado, competir sanamente. ¿Crees que todo seguirá igual y deberemos de seguir reivindicando indefinidamente? ¿Cómo ves el futuro? Y ¿cómo te gustaría que fuera?

Muchas gracias. Si, la Marcha la hacemos en Madrid, pero sería imposible hacerla sin la colaboración de otras muchas asociaciones y colectivos de todo el Estado, así que realmente el éxito es de todas.

Creo que el momento de la regulación se acerca, cada vez son más los países que están rectificando sus políticas respecto al cannabis y tarde o temprano ese debate se va a abrir en Europa, como parece que puede suceder con Alemania en esta legislatura. Pero no todas las regulaciones son iguales, las hay pensadas para las grandes empresas y las hay pensadas para las personas, y a nosotros solo nos valen estas últimas. Trabajamos para lograr ese tipo de regulación, y si no lo conseguimos seguiremos manifestándonos para lograrlo.

Todos estamos viendo como la represión a todo el sector va en aumento, últimamente incluso al que es 100% legal. Parece que es la única respuesta que se les ocurre ante el aumento anual de los cultivos en todo el país, con comisarías desbordadas. ¿Crees que esto puede hacer unir a todo el sector? ¿Debería? ¿Es deseable esa unión?

Creo que el sector del cannabis industrial (no psicoactivo) tiene un problema de libertad económica y empresarial y nosotros tenemos un problema de libertad individual. Creo que son problemas motivados por diferentes intereses y con distintas soluciones.

¿Qué opinión te merecen propuestas políticas como la del Partido Cannábico Luz Verde, que tiene como único objetivo la legalización? ¿Participaríais? ¿les apoyarías? ¿les votarías? 

El sentimiento político es algo muy complejo en el que influyen un montón de factores, por supuesto que la libertad personal para usar cannabis es importante, pero entiendo que puede haber otros factores (sanidad, educación, política económica, política territorial, etc)  que pesen tanto o más a la hora de decidir el voto, al menos de la gente que ya votamos. Pero desde luego que me parece una idea estupenda para ese 40% del electorado que es abstencionista. No entendería que un consumidor de cannabis fuera abstencionista pudiendo votar a un partido que pide que no te multen ni te denigren.

Muchas gracias, un placer y un honor ¡Gracias por tantos años de activismo al pie del cañón!

Muchas gracias a vosotros por el vuestro y también por colaborar en la XXV Copa de la Marihuana.