Las farmacias portuguesas empiezan a vender cannabis con fines medicinales.

Tras años de lucha por parte de los pacientes, y entidades como el Observatorio Portugués de Cannabis Medicinal, fundado a raíz de la necesidad de reclamar los derechos y necesidades de los pacientes, desde hoy, de puede adquirir en las farmacias el primer producto de cannabis medicinal.

En este caso, se trata de una flor seca con un contenido del 18% de THC, envasado en paquetes de 10 gramos con un coste aproximado de 150€ el paquete.

Se podrá acceder a él única y exclusivamente con receta médica, tras no haber haber obtenido respuesta favorable a fármacos , y para un grupo muy reducido de enfermedades como dolor crónico y náuseas asociadas a quimioterapia.

Podría ser el comienzo para que muchos pacientes, hasta ahora, totalmente desamparados, recuperen su calidad de vida.