Aún queda mucho camino. Pero gracias a la lucha de pacientes, organizaciones, diputados y gente afín a la lucha a favor de los pacientes y su calidad de vida, por iniciativa del PNV, se ha votado a favor de crear una subcomisión para analizar experiencias de regulación del cannabis para uso medicinal.

La subcomisión tendrá ahora seis meses para realizar el informe y presentar sus conclusiones. Si la Comisión de Sanidad y Consumo aprueba el texto, se elevará al Pleno de la Cámara para su debate y aprobación. De ahí iría al Gobierno, que tendría si se cumplen los plazos menos de año y medio para aprobar una hipotética regulación; si no lo hacen, el trabajo decaerá con la próxima convocatoria electoral y habría que empezar de nuevo, aunque el informe seguirá siendo válido.

Daniel Viondi, diputado del PSOE y quien será portavoz del partido en la subcomisión, explica que la idea es «evaluar qué se hace en otros países, escuchar a nuestros científicos y dar una propuesta que reúna seguridad, dé garantías de salud pública, que esté enfocado a lo que se aprueba y concretar también qué es el cannabis medicinal».

Los partidos políticos son los que tendrán el poder de pactar y elegir a los expertos con los que realizar las evaluaciones.

¿Es solo el principio de un largo camino?